Alergias en perros

Alergias en perros

En esta época del año que un buen segmento de la población sufre los efectos de diferentes alergias, queremos dedicar este artículo a las alergias en perros, esa otra parte de nuestra familia a la que también queremos y procuramos bienestar.

Es importante apuntar que si no eres una persona experta en afecciones en animales, acudas inmediatamente a tu veterinario en cuanto notes cualquier trastorno en tu peludo.

Como en los humanos, hay que evitar aplicar cualquier tratamiento del que no tengas seguridad o conocimientos porque podrías causar un mal mayor o empeorar la situación de tu mascota.

Aclarado este punto, podemos afirmar que el mismo tipo de agentes irritantes que nos afectan a nosotros pueden provocar también alergias en perros. Elementos como partículas de polvo en suspensión o el conocido polen de las plantas pueden causar reacciones alérgicas.

La diferencia con los humanos estaría en que las reacciones habituales de los perros ante las alergias suelen presentar síntomas relacionados con el picor constante y otros problemas relacionados con la piel. Estas reacciones se producen en los mastocitos.

En los humanos, los mastocitos suelen estar concentrados en el tracto respiratorio, de ahí la mucosidad y el estornudo que nos provocan las alergias, pero en perros y  gatos, la mayoría de estos mastocitos están localizados en áreas de la piel.

Por eso se pueden llegar a desarrollar diversas áreas con picor, enrojecimiento e inflamación, normalmente en áreas frontales alrededor de la cara, la cabeza y las patas (tanto en las almohadillas como entre los dedos).

¿Cómo detectarlas y tratarlas?

Podrás detectar las reacciones alérgicas si tu mascota se frota frecuentemente la cara, se lame las patas o presenta inflamaciones en las zonas frontales del cuerpo.

Uno de los remedios rápidos e inocuos que podemos poner en práctica es darles un baño de agua fría (el agua caliente puede agravar los síntomas de picor). 15 minutos serán suficientes para aplacar el picor y bajar la inflamación.

Hay expertos que recomiendan añadir un puñado de harina de avena al agua fría, remedio habitual para problemas de la piel, también en humanos.

Otra recomendación fácil de llevar a cabo en casa puede ser añadir a su dieta un complemento de omega-3 como el aceite de pescado. Este aceite de pescado puede adquirirse en cápsulas y añadirlo a la comida de tu perro una vez al día.

En cualquier caso, para evitar agravar los síntomas de las alergias en perros, sería recomendable mantener alejado a tu mascota de zonas con alta concentración de polen o partículas de moho, es decir, en primavera y otoño, mantén a tu peludo lejos de zonas con muchas flores y plantas y de otras zonas húmedas que reciban poca luz, donde suele haber acumulaciones de moho y polvo.

Aun así, si observas que la sensación de desagrado de tu perro persiste o se agrava, tu veterinario  podrá hacerle las pruebas de alergia para determinar las causas exactas que le producen ese malestar. Con un tratamiento profesional a veces se eliminan del todo las reacciones alérgicas.

¡Hasta la próxima!

TOBY eats the world

POLÍTICA DE PRIVACIDAD