Santa María de Jesús Sevilla

La Sevilla Monumental que rodea a Toby eats the world: La Capilla de Santa María de Jesús

Hoy, en nuestra sección de artículos dedicados al emblemático entorno histórico que rodea nuestro restaurante hablaremos de una pequeña joya que apenas dista 100 metros de nuestro local: La Capilla de Santa María de Jesús.

Si entramos a la Puerta de Jerez desde donde se ubicaba en tiempos la famosa puerta, es decir, dejando atrás el río, encontraremos una discreta iglesia a nuestra derecha antes de adentrarnos en la Avenida de la Constitución.

Esta capillita, hundida bajo el actual nivel del suelo es propiedad de la Universidad de Sevilla y constituye el único resto que perdura del Colegio-Universidad que fundara Maese Rodrigo de Santaella en 1506.

Maese Rodrigo Fernández de Santaella, un soñador

Maese Rodrigo Fernández de Santaella y Córdoba nació en Carmona el 15 de diciembre de 1444. De sus primeros años, hay poca documentación. Se supone que estudió el Bachillerato en Teología en el Colegio Catedralicio de San Miguel de Sevilla y con 23 años, marchó a Italia donde se doctoró en Teología y Artes.

De vuelta a España y tras pasar por diversos puestos eclesiásticos en distintas ciudades de Andalucía y Extremadura, es elevado a canónigo de la catedral de Sevilla en 1496 y en 1500, a Arcediano de Reina de dicha catedral.

Fue un soñador que quiso fundar la primera Universidad de Sevilla, a semejanza de la prestigiosa Universidad de Salamanca. Consiguió el permiso de los Reyes Católicos y adquirió un solar en la Puerta de Jerez en el que comenzó a edificar el Estudio General corriendo personalmente con todos los gastos.

Maese Rodrigo quería que a su Universidad pudieran acceder estudiantes sin recursos donde recibirían conocimientos en las cátedras de Teología, Filosofía, Derecho y Medicina.

“Los Colegiales habran de ser pobres, entendiendo por tal el que no tenga 620 ducados anuales y si tiene padres, estos no tengan 600 ducados de renta, siendo siempre preferido el más pobre, el huérfano de padre y madre al de solo uno de estos, debiendo el admitido hacer juramento sobre esto, pues para ayuda a los pobres se hace la fundación, y si el colegial mejorase de fortuna, está obligado a declararlo y salirse del Colegio en término de dos meses.”

Constitución XII del Colegio, de 1506

Desgraciadamente, Maese Rodrigo no pudo ver concluida su generosa obra pues en 1509, siete años antes del inicio de las clases, fallece, siendo enterrado en la capilla del Estudio, llamada de Santa María de Jesús, a los pies del Retablo Mayor.

El Estudio permaneció en la Puerta de Jerez hasta 1836, año en el que se trasladó a la actual calle Laraña, concretamente a la antigua Casa-Profesa de los jesuitas, donde residió algo más cien años, para pasar ya en el siglo XX, a la Real Fábrica de Tabacos.

Aquel primitivo Colegio fue usado como seminario hasta que, en 1920, con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929, se derribó el edificio para ensanchar la conexión de la Puerta de Jerez con la plaza de la Constitución.

Tan solo se salvó la capilla de Santa María de Jesús, gracias a la labor del prestigioso historiador José Gestoso, que logró la declaración de Monumento Nacional de la misma.

En la actualidad, el edificio es propiedad de la Universidad de Sevilla, habiendo estado cedida durante varios años y hasta hace muy poco tiempo al Consejo General de Hermandades y Cofradías. Desde entonces sigue cumpliendo su labor eclesiástica (hay una misa diaria), que alterna con exposiciones culturales.

El edificio de la capilla es de estilo gótico-mudéjar tardío,  formado por  una pequeña nave rectangular, dividida en dos partes por un gran arco toral de traza ojival. El presbiterio luce una característica bóveda gótica de crucería con terceletes.

Destaca de esta pequeña capilla el Retablo Mayor, obra de Alejo Fernández, uno de los principales pintores de la ciudad en la época, donde podemos entrever trazas de la nueva influencia renacentista que empezaba a imperar en la época histórica en la que fue realizada.

Como era habitual en este tipo de obras, el artista añadió un retrato de Maese Rodrigo en el retablo. En él, el arcediano aparece portando en sus manos la maqueta del Colegio-Universidad que había soñado y con el que dio la oportunidad de acceso a estudios superiores a tantos sevillanos hace ya más de 500 años.

A pocos metros de donde se alzó su colegio y de nuestro restaurante podemos encontrar la calle Maese Rodrigo que homenajea a este peculiar eclesiástico sevillano.

Maese Rodrigo

Una bella y curiosa historia de la tradición de Sevilla para conocerla, pasearla y luego comentarla en vuestro restaurante Pet Frienly favorito de Sevilla, ¡TOBY eats the world!

¡Hasta pronto!

POLÍTICA DE PRIVACIDAD